Saltar al contenido
Home » Exposiciones » AMPARO Y SU AMIGA ESPE

AMPARO Y SU AMIGA ESPE

Amparo Y Espe

5 mayo, 2022 – 2023
Sala Amparo. Segunda planta.

Trabajar en esta exposición fue divertido e interesante.

Hace poco tiempo recibí este estudio, Recortes de una vida. Amparo Segarra Vicente, escrito por Esperanza Durán Delgado para su “Master Universitario” en la Universidad Miguel Hernández. Esta Universidad, si no me equivoco está en Elche, Comunidad de Valencia y lleva el nombre de un poeta que murió muy joven. Mi madre, Amparo Segarra, era valenciana de lo que se sentía muy orgullosa. También confieso que las visitas a casa de mis tíos y primas eran siempre visitas agradables y divertidas. Los maridos de mis primas son personas divertidas.

Amparo Segarra, poco a poco, está recibiendo el reconocimiento que se merece. Amparo, según Espe se pregunta “¿vivió a la sombra de su pareja?” En efecto, así fue. El tipo de persona que mi madre era permitió que mi padre llevara una vida plena en la que ambos triunfaron.

Emmanuel Guigon, en el estudio que publicamos en el catálogo de los collages de Amparo en el año 2000, comenta sobre la atracción que sentimos hacia el collage. Esta fascinación “está relacionada con el gusto, con el amor de lo plural…. Es el tipo de relaciones y de encuentros que suscitan”. (p. 53) Más adelante Guigon añade: “Amparo nunca se ha preocupado por crear unos collages “puros”. Eligió el collage “impuro”, la mezcla de tipos, la hibridación de medios. Más aún que el uso de una técnica, es un mestizaje que revela en definitiva la aventura del collage. (p. 54).

La gran sorpresa con Espe es que ella también crea collages o fotomontajes y en varios de ellos utilizó fotos de Amparo que están en el catálogo de sus obras. Espe también, en su estudio, publicó cartas que le dedicó a Amparo.

Natalia Fernández Segarra

La vida de Amparo Segarra Vicente (Valencia, 1915/ Madrid, 2007) parece estar hecha de retales de historias vitales que, finalmente, conforman una composición merecedora de una relevancia que, desgraciadamente, no ha tenido.

Amparo Segarra fue actriz de teatro y colaboradora de escenografías y vestuario, pero la faceta artística en la que destacó fue en la de artista de collages; unos collages de composición estudiada, repletos de simbología y cargados de un activismo en contra de opresiones e injusticias, feminista y antibélico.

Trazar, cual arquitecta, delinear y poner en perspectiva la obra de Amparo Segarra no es fácil debido a la famélica atención que su obra ha despertado. No porque su producción artística no lo merezca, sino por las circunstancias sociales, políticas y culturales en las que, en el caso de Amparo y en el de tantas y tantas mujeres artistas, se produce.

Los años que componen el collage de la vida de Amparo Segarra no lo fueron tampoco, mucho menos como republicana y como mujer. Un viaje a Ítaca protagonizado por Amparo Segarra que, si bien supo, cual Ulises, disfrutar del trayecto, no resta que reconozcamos cuán difícil se lo pusieron los “dioses” de la historia y con qué maestría y generosidad Amparo Segarra supo “crear”, allá donde estuvo.

Este trabajo pretende, además de acompañar a Amparo Segarra en ese viaje para rememorar el relato, realizar otro recorrido si cabe más interesante, el de la Amparo Segarra artista; el de la Amparo Segarra que comenzó a enamorarse del collage recortando los escritos, las fotos y noticias que salían de su marido, el también artista Eugenio Granell, en publicaciones y medios de comunicación para acabar realizando unas obras propias de una creatividad y un talento admirables.

Pero sobre todo, este trabajo es un homenaje que se formalizó en una serie de cartas que le escribo y otra serie de collages que realicé basándome en sus obras.

Esperanza Durán Delgado