Saltar al contenido
Home » Exposiciones » JANICE HATHAWAY. FLUID SOLARIS

JANICE HATHAWAY. FLUID SOLARIS

26 mayo – 10 julio Sala Philip West. Primera planta

Fluid Solaris es el título de la exposición de collages de Janice Hathaway que ahora presentamos. Estas obras no tienen nada que ver con los collages  de Amparo Segarra con los que estamos tan familiarizados. Los de Amparo siguen la tradición de cortar y pegar. Eso sí, con un gran sentido del espacio y de la belleza de las imágenes que le gustaban y le llamaban la atención y que primero elegía recortar o despedazar para luego pegar.

Los collages de Janice, por otro lado, pertenecen "a la gran compañía de aventureros audaces de Hannah Hoch a Romare Bearden, de Max Ernst a Anne Ethuin, que han hecho del collage uno de los mejores y más seguros medios de descubrimiento y transformación." (Franklin Rosemont).  En su importante estudio del collage, Sergio Lima (quien también ha mostrado su obra en la Fundación Eugenio Granell), afirma que "el collage es un cortocircuito de diferentes imágenes".

La propia artista nos ha dicho: "Quiero que (mis collages) fomenten una reflexión sobre la relación entre naturaleza y cultura, el trabajo manual y la tecnología, lo Maravilloso y lo cotidiano." Siendo obviamente una buena fotógrafa,  Janice, a través del medio de la digitalización de estas fotos, crea imágenes nuevas y fantásticas que nos sugieren mundos de sueño muy personales.

En esta exposición podemos ver el uso magnífico que la artista hace de las flores, por ejemplo, y de la naturaleza en general. Varios de los títulos llevan nombres de Hawaii, país en el que vivió durante veinte años. No es de extrañar que la belleza de estas islas haya capturado la  imaginación de Janice. La riqueza de su naturaleza, su exoticismo y exuberancia, obviamente influyeron en la opulencia de colores que habitan estas obras. Los rojos, amarillos, azules, verdes de diversos tonos (como son los verdes del trópico), naranjas y rosados. Todos brillan por sí mismos, ofreciéndonos una visión además de la obra misma.

Como suele ocurrir con los surrealistas, los títulos nos retan y son una parte importante de la obra. La vida en Hawaii inspiró la creación de varios títulos. Uno de ellos, con su sugerente significado, Mana Wa ("Ahora es el momento del poder"); Kana'ohees el nombre de un pueblo en Oahu (donde se encuentra Honolulu) y Ko'olaues el nombre de unas extensas montañas que están en el parque Ho'omaluia. Otros títulos provienen de la literatura; Qu'il, por ejemplo, el primer libro hecho a mano por Janice, procede de un verso del libro de poemas de Rimbaud, escrito bajo la influencia del opio, Una temporada en el infiernoChandu, es el nombre de un pájaro azul que vivía en la casa de Franklin y Penelope Rosemont en Chicago y que frecuentemente salía de su jaula y volaba y vivía por la casa.

La obra Seasonal Solitude, según nos contó la propia Janice, comprende varias fotos entre ellas el estanque de la casa de Monet y un detalle más de Hawaii. Los verdes de esta obra emanan un brillo impresionante  y el caracol nos invita a entrar cautelosamente en la obra a través de ese enigmático agujero. Quizás el paisaje urbano al pie sugiere a donde podemos llegar.  Dos obras, entre muchas, en las que el rojo predomina resplandecientemente son Guardian y Essence. En el primero el color adquiere una forma compacta y la flor en la segunda obra se  expone al mundo desinhibidamente; ni hablar del amarillo brillante de sus hojas y pedículo. Ambas formas rodeadas de agua en movimiento.                  
Natalia Fernández Segarra
Comisaria de la exposición
Directora de la Fundación Eugenio Granell