Saltar al contenido
Home » Actividades » Ciclo Insitu. Sin la menor idea. Santi Jiménez

Ciclo Insitu. Sin la menor idea. Santi Jiménez

    31 de octubre, 07- 14 de febrero, 08
    La intervención juega con las posibilidades del dibujo como estrategia de reinterpretación espacial, creando una imagen que expande el espacio útil asignado a estas intervenciones, utilizando un dibujo-trampantojo que interviene, no solo el vestíbulo del pazo de Bendaña, sino todo el edificio a través del hueco de la escalera.

    Ilusionismo, es definido en los diccionarios de términos artísticos, como aquel uso de técnicas pictóricas que se proponen inducir al ojo a aceptar como real lo que sólo está pintado. La perspectiva, el escorzo y el claroscuro, son sus recursos principales. La pintura ilusionista se practicó durante la decadencia del arte clásico, por ejemplo en Pompeya, y después sobre todo en épocas de barroquismo. La cámara de los esposos de Mantegna, en Mantua, terminada en 1474, es una de las primeras muestras de pintura ilusionista del Renacimiento. La pintura que simula arquitecturas era designada con el término quadratura y la realizaban especialistas en tal género. La concentración de la habilidad técnica en la realización de pequeños objetos, como vidrios rotos, gotas de rocío, moscas u otros insectos, pliegos de papel…, con el fin de crear tal ilusión, se enuncia con la expresión francesa trompe-l´oeil, que en español se ha traducido como trampantojo [1].
    Como toda la obra de Santi Jiménez, ésta es una puerta abierta a la supuestamente libre interpretación de la imagen, que para su construcción, parte de un signo abierto y ambivalente que cuestiona nuestra percepción de la imagen visual, junto con nuestra visión consumista de la obra de arte: introduce siempre- habitualmente mediante una fina ironía- mecanismos de extrañamiento del lenguaje plástico, para obligarnos a tener una experiencia perceptiva lenta y reflexiva de lo que se muestra, …en definitiva, de una percepción crítica.
    Jiménez crea, en el pequeño espacio asignado a la presentación de proyectos de intervención específica en la Fundación Granell, un trampa-antojo visual muy acorde con la estructura barroca del Palacio de Bendaña sede de la misma. Y parodia la mejor tradición de la decoración al fresco de la vivienda noble pompeyana – uno de los exponentes más antiguos del ilusionismo visual conseguido mediante imágenes pintadas en las paredes. Jiménez interviene dos lienzos de pared que delimitan un espacio rectangular con dos imágenes, una de grupo, y otra que solo cuenta con una figura: ambas escenas de procedencia muy diversa semejan comunicarse entre si.
    La trayectoria de este joven artista, siempre se ha caracterizado por la utilización del collage digital como estrategia de construcción de una imagen plástica que siempre tiende puentes al diálogo con el espectador; la imagen es construida mediante un lento proceso de recopilación y análisis de fragmentos de imágenes preexistentes de todos los ámbitos: cine, cómic, publicidad, archivo doméstico, Internet…, en definitiva productos de la actual cultura visual. El proceso de construcción de la imagen es fundamental en la obra de Jiménez, que afirma que el autentico trabajo es el proceso.
    Jiménez, con su fino escalpelo substrae de su ámbito natural, fragmentos de imágenes en muchas ocasiones de rabiosa actualidad, que ya montadas en sus collages, nos resulta imposible asociar a la fuente original. El artista acciona un juego reiterativo y perverso para evidenciar nuestra incapacidad para analizar las imágenes que nos rodean, y nuestra todavía más nula aptitud para el análisis del fragmento, de lo que está oculto, de la tramoya de la imagen. E insiste en que su interés esta puesto en los mecanismos de la superestructura que genera la imagen, en nuestra evocación a la interpretación unívoca, dirigida, servil de la misma- no es la imagen en sí lo que le interesa es lo que hay detrás de él- y lo que nos presenta es la deconstrucción de la escenografía, del método, lo que pasa por representación, realidad y verdad, en definitiva, desde hace muchos siglos: todo aquello que tenga su textura.
    Monse Cea 2007
    [1]Diccionario de términos de arte. Luis Monreal y Tejada R.G.Haggar. Ed Juventud